Mujeres en acción

Querer volver a mi país no es un delito


Fondo de Mujeres Bolivia
El 26 de marzo de 2020, el gobierno boliviano mediante Decreto Supremo 4200 declaró Estado de Emergencia Sanitaria y cierre total de fronteras. Ciudadanas y ciudadanos bolivianos, mujeres, mujeres embarazadas, hombres, niños, niñas, jóvenes y personas de la tercera edad, trabajadores y trabajadoras estacionarios en Chile intentan regresar al país. Desde entonces, más de mil personas siguen varadas en la frontera, pasando frío, hambre, duermen en hacinamiento, en condiciones infrahumanas, en un campamento improvisado que no cumple con las normas mínimas de bioseguridad. La falta de información sobre esta situación, impide que a nivel nacional e internacional conozcamos lo que están pasando nuestras compatriotas. Las compañeras del colectivo Ramonas Bolivia, días atrás, elaboró una reseña cronológica que evidencia la crisis humanitaria, la violación sistemática y falta de garantías para el ejercicio de los derechos humanos de migrantes bolivianas y bolivianos que intentan regresar al país. En el Fondo de Mujeres Bolivia Apthapi Jopueti nos solidarizamos con todas las personas varadas en las fronteras, con aquellas que no logran hacer escuchar su voz, con quienes son discriminadas por no tener los recursos para cruzar la frontera o pagar un pasaje de avión para retornar al país. La crisis humanitaria que se vive en nuestras fronteras está siendo politizada en un contexto que continúa promoviendo la polarización de nuestra sociedad y su demanda por retornar a su país, criminalizada. Es deber del Estado garantizar de manera ágil y expedita los derechos de personas migrantes que retornan al país, asegurando la transparencia de la información y la coordinación de los entes estatales que permitan a la brevedad posible, cumplir con las medidas preventivas que la emergencia amerita y ejercer plenamente sus derechos. Los derechos no son privilegios. La Paz, 27 de abril de 2020